Notas y Tips

Conoce aquí todos los detalles sobre el Clonazepam

Muy seguramente has escuchado hablar sobre las benzodiacepinas conocidas como Diazepam. Mucho se rumora sobre los efectos secundarios de este medicamento a corto y largo plazo. 

Las diazepam se encuentran disponibles actualmente en 2 presentaciones; píldora y en gotero de 2.5 ml, las primeras son las que más fuertes son cuando el paciente llega ser inmune a la dosis máximas de gotas, en el caso contrario y según el profesional mental lo considere, éste podría preescribir tomar una cantidad «personalizada» de gotas para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia en diversos casos relacionados con la depensdencia a sustancias (alcoholismo u otras drogras) y trastornos de personalidad de los que sobresalen Trastorno por ansiedad, trastornos del sueño y vigilia, trastorno límite, trastorno histrionico, entre otros.

Antes de entrar de lleno en materia con todos los detalles, cabe mencionar que éste medicamento causa «adicción» y suspenderlo de forma abrupta puede ser altamente perjudicial en el comportamiento del individuo.

Si has sido preescripto (a) con Clonazepam te aconsejamos que te adhieras al tratamiento, el efecto positivo de éste suele ser inmediato.

Toma en cuenta los siguientes detalles de su ficha técnica y aclara cualquier duda con tu terapeuta.

1.- Grupo Farmacoterapéutico:Benzodiacepina:
• Antiepiléptico
• Antipánico


2.- Formas farmacéuticas registradas:
• Tabletas 2 mg
• Solución oral 2.5 mg/ml


3.- Indicaciones terapéuticas:


a. Tratamiento de primera línea en:
• Ausencias típicas (petit mal).
• Ausencias atípicas (Síndrome de Lennox-Gastaut).
• Convulsiones mioclónicas.
• Convulsiones atónicas (drop-attack epiléptico)


b. Tratamiento de segunda línea en:
• Espasmos infantiles (síndrome de West).
c. Tratamiento de tercera línea en:
• Convulsiones tónico-clónicas (grand mal)
• Convulsiones parciales simples.
• Convulsiones parciales complejas.
• Convulsiones generalizadas tónico-clónicas secundarias.


d. Tratamiento de los trastornos de angustia (pánico), con o sin agorafobia.

4.- Dosificación:
• Debe adaptarse individualmente en función de la respuesta clínica, el grado de tolerancia
del fármaco y la edad del paciente.
• En los casos nuevos, no resistentes al tratamiento, deben prescribirse dosis bajas en
monoterapia y aumentar paulatinamente hasta alcanzar la dosis de mantenimiento que se
considere adecuada para el paciente (En un lapso de 1 a 3 semanas)


• Una dosis única por vía oral comienza a ejercer su efecto en un plazo de 30 a 60 minutos y
mantiene su eficacia durante 6 a 8 horas en los niños y 8 a 12 horas en los adultos.


• Si se prescribe en gotas, éstas deben administrarse con una cuchara, y puede mezclarse con
agua, té o jugo de frutas.


• La dosis total diaria debe fraccionarse en 3 tomas iguales. Si no son iguales, la mayor dosis
debe administrarse antes de acostarse. Una vez alcanzada la dosis de mantenimiento, la
dosis total se puede administrar en una sola toma antes de acostarse.


• Antes de agregar clonazepam a un régimen antiepiléptico previo, se debe tomar que el
empleo de varios anticonvulsivantes puede provocar un aumento de los efectos secundarios.


• No debe suspenderse el tratamiento de forma brusca, debe retirarse de forma gradual.


Para epilepsia:
a.-Lactantes y niños de hasta 10 años (o hasta 30 Kg): La dosis es de 0.01 a 0.03 mg/Kg/día,
fraccionada en 2 o 3 tomas. La dosis debe aumentarse en no más de 0,25 a 0,5 mg cada 72
horas hasta alcanzar la dosis de mantenimiento de aproximadamente 0,1 mg/Kg/día, las
convulsiones estén bajo control o los efectos secundarios impidan seguir aumentando la dosis.


La dosis máxima es de 0,2 mg/Kg/día y no debe sobrepasarse.


La dosis de mantenimiento usualmente está entre los siguientes rangos:
Niños de 0 a 1 año de 0.5 a 1 mg;
Niños de 1 a 5 años: 1 a 3 mg
Niños de 5 a 12 años: 3 a 6 mg


b.- Niños y adolescentes de 10 a 16 años: La dosis inicial es de 1 a 1.5 mg/día, fraccionada en
2 o 3 tomas. Esta dosis puede aumentarse en 0,25 a 0,5 mg cada 72 horas hasta alcanzar la
dosis de mantenimiento individual (por lo general 3 a 6 mg/día).


c.- Adultos: La dosis inicial no debe superar los 1,5 mg/día, fraccionada en 3 tomas. Esta dosis
puede aumentarse en 0,5 mg cada 72 horas. La dosis de mantenimiento debe ajustarse en cada
paciente en función de la respuesta individual y normalmente está en el rango de 4 a 8 mg día.
La dosis máxima es de 20 mg diarios y no debe sobrepasarse.


d.- Adultos mayores: La dosis inicial no debe exceder los 0.5 mg/día y debe dividirse en 3 o 4
tomas. Se puede aumentar la dosis a criterio médico hasta obtener la dosis de mantenimiento en
2 a 4 semanas.


Para trastornos de angustia (pánico):
• Adultos: La dosis inicial es de 0,25 mg dos veces al día (0,50 mg/día). Al cabo de 3 días
puede aumentarse la dosis a 0,5 mg dos veces al día (1 mg/día). Los aumentos de la dosis
siguientes pueden realizarse a intervalos de 3 días hasta que el trastorno de angustia esté
controlado o hasta que los efectos secundarios lo permitan. La dosis de mantenimiento
habitual es de 1 mg dos veces al día y en casos excepcionales puede prescribirse una dosis
máxima de 2 mg dos veces al día (4 mg/día). Una vez alcanzada la dosis de mantenimiento
se puede cambiar a una dosis diaria en una toma, habitualmente al acostarse.


Se recomienda tratamiento de mantenimiento durante 12 a 24 meses y en ciertos casos
indefinidamente. Después de un año de tratamiento puede intentarse una suspensión
gradual pero si se produce una recaída debe comenzarse de nuevo la medicación. La
reducción de la dosis debe ser de 0,25 mg cada 3 días.
• Niños: No se ha estudiado eficacia y seguridad en niños.


Pautas de tratamiento especiales:
• Pacientes geriátricos: Se requiere cuidado especial durante el incremento progresivo de la
dosis.


• Insuficiencia renal: No es preciso ajustar la dosis en pacientes con insuficiencia renal.


• Insuficiencia hepática: Debe utilizarse con precaución si existe hepatopatía grave.


• En pacientes con neuropatías o hepatopatías y aquellos que están recibiendo otros
antiepilépticos o fármacos de acción central, la dosis debe ajustarse individualmente.

5.- Contraindicaciones:

• Alergia al clonazepam.
• Insuficiencia respiratoria grave.
• Farmacodependencia.
• Drogodependencia.
• Dependencia alcohólica.
• Miastenia gravis.

6.- Precauciones y Advertencias:


a. Generales:
• Utilizarse con especial precaución en las siguientes situaciones: ataxia medular, ataxia
cerebelosa, alcoholismo agudo e intoxicación aguda por drogas.


• Puede afectarse la capacidad de reacción de los pacientes presentándose enlentecimiento de
los reflejos, lo que puede afectar de forma adversa la capacidad para conducir vehículos o
utilizar máquinas.


• Debe vigilarse estrechamente a pacientes con antecedentes de depresión o intentos de
suicidio.


• Utilizar con gran precaución en personas con antecedentes de alcoholismo o drogadicción.


• En lactantes y niños pequeños puede presentarse hipersalivación e hipersecreción bronquial.


b. Dependencia y abuso farmacológico:
• Puede crear depend

encia física y psíquica. El riesgo de dependencia aumenta con la dosis y
la duración del tratamiento y es especialmente alta en pacientes con antecedentes de
alcoholismo o drogadicción.


• Una vez desarrollada la dependencia física, la supresión brusca del tratamiento se acompaña
de síntomas de retirada tales como temblor, sudoración, trastornos del sueño, ansiedad,
cefalea, mialgias, ansiedad extrema, tensión, inquietud, confusión, irritabilidad y
convulsiones.

En casos graves puede presentarse despersonalización, hiperacusia,
parestesias en las extremidades, hipersensibilidad a la luz, al ruido y al contacto físico,
alucinaciones.


c. Embarazo:
• No puede excluirse la posibilidad de que el clonazepam pueda provocar malformaciones
congénitas, por lo que solo debe administrarse cuando sea absolutamente necesario y los
beneficios esperados sean mayores que el riesgo para el feto.


d. Lactancia:
• El clonazepam pasa en pequeñas cantidades a leche materna, por lo que si el tratamiento se
considera absolutamente necesario, debe suspenderse la lactancia materna

EFECTOS SECUNDARIOS DEL CLONAZEPAM

• Los que se presentan con mayor frecuencia son:

cansancio, somnolencia, astenia, hipotonía
muscular, debilidad muscular, mareo obnubilación, ataxia y lentitud de reflejos. Estos
efectos suelen ser pasajeros y generalmente desaparecen de forma espontánea o al reducir la
dosis. También se han descrito disminución de la capacidad de concentración, inquietud,
confusión y desorientación.


• Se han presentado infrecuentemente: urticaria, prurito, exantema, alopecia pasajera,
alteraciones de la pigmentación, náuseas, molestias epigástricas, cefalea, trombocitopenia,
disminución de la libido, impotencia, incontinencia urinaria.

También se han descrito casos
aislados de pubertad precoz incompleta en niños de ambos sexos.


• Se han presentado algunas reacciones paradójicas como excitabilidad, irritabilidad,
conducta agresiva, agitación, nerviosismo, hostilidad, ansiedad, trastornos del sueño,
pesadillas.


8.- Interacciones:
• Se puede administrar simultáneamente con uno o más antiepilépticos pero debe
evaluarse cuidadosamente la respuesta al tratamiento, pues aumenta el riesgo de efectos
secundarios. La dosis de cada fármaco debe ajustarse para conseguir el efecto deseado.


• La administración simultánea con otros fármacos de acción central (antiepilépticos,
anestésicos, hipnóticos, antipsicóticos, algunos analgésicos, miorrelajantes), puede
potenciar mutuamente sus efectos, por lo que hay que ajustar la dosis de cada uno para
conseguir el efecto deseado.


• Los pacientes que reciben clonazepam han de abstenerse totalmente del alcohol. Puesto
que su ingestión podría alterar los efectos farmacológicos, disminuir la eficacia del
tratamiento o provocar efectos secundarios imprevistos.


• La administración simultánea de clonazepam y fenitoína o primidona se ha descrito en
ocasiones un aumento de la concentración sérica de estos dos últimos fármacos.


• La asociación de clonazepam y ácido valproico se ha asociado ocasionalmente a un
estado epiléptico de ausencia típica.


9.- Sobredosis:
• Los síntomas que se presentan son somnolencia, ataxia, disartria y nistagmo.
Ocasionalmente puede presentarse coma, hipotensión y depresión respiratoria.


• El tratamiento sintomático de los efectos cardiorrespiratorios o centrales.

Debe
prevenirse que prosiga la absorción mediante el tratamiento con carbón activado en el
plazo de 1 a 2 horas.


• El antagonista benzodiacepínico flumazenilo (Lanexat®) no está indicado en los
pacientes epilépticos que estén tratándose con benzodiacepinas, pues el antagonismo del
efecto benzodiacepínico puede provocar convulsiones en estos pacientes.

Adaptación: Oscar Solano.
Costa Rica


Bibliografía:
Agencia Española de Medicamentos (www.egemed.es); Medicines UK (www.medicines.org.uk); Expedientes para registro
Rivotril®

osolano

febrero 28th, 2020

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *